Esta tendrá una vigencia de tres años y es parte del programa piloto de certificación de CircularTec donde se sometió a evaluación la circularidad del proceso de producción de barras de molienda a partir del uso de scrap de bolas.   

El Centro Tecnológico de Economía Circular, certificó a Siderúrgica Huachipato en el proceso de uso de scrap de bolas, para la producción de barras de molienda. La acerera, en el marco de su estrategia de economía circular y aumento de competitividad en los mercados en los que opera, legitimó su proceso de molienda bajo estándares de circularidad.

En tal sentido, César Garrido, Gerente General de Huachipato, indicó que la certificación es un paso importante en el marco de los focos estratégicos de la compañía, donde la economía circular ocupa un lugar importante. “Uno de nuestros focos estratégicos es modelo de economía circular del acero utilizado como medio de molienda en la minería. Es algo que venimos acuñando hace dos años.  Por ende, tener el certificado de una entidad como CircularTec, nos permite conectarnos de una manera diferente con el mundo minero, quienes también están tomando muy en serio a la circularidad y la sustentabilidad”.

Asimismo, agregó Garrido, esta instancia obliga a los proveedores de servicios a la minería a tener la trazabilidad respectiva, a ser transparentes en los cálculos tanto de emisiones como de aporte a la circularidad. “Este certificado entregado por parte de CircularTec, nos permite poder seguir avanzando en nuestro modelo de economía circular, al que hemos llamado “Huachipato Circular”, y a su vez, como esto contribuye a la descarbonización del país con las metas que tenemos hasta el 2050”.

Las proyecciones de Huachipato Circular

Según indicó Cesar Garrido, actualmente Huachipato está en conversaciones con algunas de las compañías mineras más grandes del país, quienes ha demostrado mucho interés en implementar un modelo de economía circular en sus procesos y así “cerrar el circuito y asegurar que el acero que recircula se utilice nuevamente para construir medio de molienda”.

El trabajo realizado con CircularTec, para César Garrido, ha sido muy fluido y aseguró que, en tipo de temáticas, Huachipato tiene la filosofía de trabaja a libro abierto. “Entendemos que son temas técnicos pero que requieren de mucha transparencia y el trabajo con CircularTec ha sido siempre desde la lógica colaborativa entendiendo que nosotros somos un aporte, CircularTec es un aporte que certifica, con lo que el usuario final, evidentemente, tiene la trazabilidad final y respaldo que todo lo que estamos haciendo permite asegurarle el beneficio que anda buscando el negocio”. 

Paulina Ulloa Villalobos, jefa de Proyectos de Minería Verde y Circular de CircularTec, aseguró que “esta instancia de certificación es un paso importante y es el resultado de un trabajo conjunto entre Huachipato y CircularTec, el que suma al esfuerzo sostenido que ha tenido la empresa desde hace más de setenta años, en el marco de la sostenibilidad”. Ulloa agregó además que “en el análisis de circularidad e impacto ambiental del proceso, se pudo determinar que cumple con los criterios de evaluación establecidos y le otorga un plus a la industria minera, todo esto enmarcado en el proyecto Huachipato Circular”.

Certificación

Durante el proceso de certificación de la circularidad del uso de scrap de bolas para la producción de barras de molienda, se logró determinar el grado de circularidad de este bajo una metodología que fomenta y da garantía de la circularidad de los procesos que las empresas implementan, asegurando la sostenibilidad, a través de una lógica de reutilización y prevención de residuos, minimizando los desechos y optimizando el uso de los recursos. 

El proceso de evaluación y certificación consta de cuatro etapas donde la empresa se incorpora al proceso y presentan la información necesaria para el análisis de la circularidad, se realiza la visita de evaluación a las dependencias de la Compañía con el Comité de Evaluadores, especialístas en el área metalúrgica y ambiental, para finalmente, llevar cabo la sesión técnica y tomar la decisión de certificación. Esta decisión se basó en la evaluación de cuatro criterios relacionados con el umbral ténico, del producto, su ciclo, la trazabilidad y sus impactos ambientales.